Buscar

Temas de interés

Financiación

Financiación

La economía española es una economía de pymes. En nuestro país un 99,8% de las empresas son pequeñas y medianas empresas (con menos de 250 empleados) y de estas, aproximadamente un 95% son microempresas (con menos de 10 empleados). En estos últimos años, se han llevado a cabo numerosas acciones regulatorias, tanto desde la UE como a nivel nacional, para promover el acceso a la financiación de las empresas, especialmente de las pymes. Este ha sido el objetivo de la iniciativa de la Comisión Europea de fomentar la Unión del Mercado de Capitales o de nuestra norma nacional, Ley 5/2015 de fomento de la financiación empresarial.

Así se han implementado diversas iniciativas para fomentar el incremento y la diversificación de las fuentes de financiación, el impuso de proyectos de inversión, con apoyo público, o la adopción de medidas para tener mercados más eficientes. Una de las más novedosas ha sido la introducida por nuestra Ley 5/2015 en relación con la información que las entidades bancarias han de aportar a una pyme, ante la cancelación o reducción de su flujo de financiación vivo. Una medida que pretende facilitar a la empresa la búsqueda de fuentes alternativas de financiación y el análisis de los riesgos mediante indicadores o datos comparables.

Con el mismo objetivo, desde Europa se ha promovido la mejora de la información que obtiene una pyme cuando, por razones financieras, no es posible la concesión de un crédito bancario. Así, el pasado 7 de junio de 2017 se firmaron por parte de las asociaciones bancarias europeas los Principios de alto nivel sobre la información que los bancos proporcionan a las pymes cuando han de denegar una financiación, con el apoyo de las patronales europeas de pymes, y con la participación de la Comisión Europea.

Nuestros bancos están comprometidos con dichos Principios y los cumplen en el estudio de las nuevas operaciones, toda vez que – atendiendo a nuestra legislación nacional -proporcionan una información más detallada y rigurosa tanto en la denegación o reducción de los flujos de financiación ya concedidos, como a petición del cliente.