Buscar

Presidente

XV Encuentro del Sector Bancario. IESE 2019

Los bancos, pieza esencial en la Agenda 2030

_MG_0047-Edit

.

Es un auténtico placer estar aquí con todos ustedes un año más en las ya clásicas jornadas bancarias del IESE, que nos reúnen todos los inviernos para repasar el estado del sector. Y francamente, a pesar de ser un sector maduro, como bien alude el título de estas jornadas, no deja de estar sometido a enormes desafíos y transformaciones. En suma, no nos estamos aburriendo en los últimos años.

El título de nuestra charla de hoy hace precisamente referencia a uno de esos nuevos desafíos: la agenda 2030 de Naciones Unidas. Esta es una amplísima agenda, que se plasma en lo que se conoce como Objetivos de Desarrollo sostenible u ODS. Estos objetivos, que son 17, pueden resultar sorprendentes para el lego en una primera aproximación. En efecto, se trata de objetivos muy amplios en su espectro porque han sido diseñados y elaborados por Naciones Unidas pensando no sólo en países desarrollados como España sino también en países emergentes e incluso en países frágiles, con desarrollos económicos todavía insuficientes. En cualquier caso, España tiene también sus deberes pendientes respecto a estos objetivos, en particular los relativos a la acción contra el cambio climático, con todo lo que ello conlleva.

Los ODS también incluyen objetivos como la “reducción de las desigualdades” o “la paz la justicia y las instituciones sólidas”. Estos objetivos, que parecen recaer más en el ámbito político-institucional que en uno puramente económico, son una parte integral de los ODS y sin duda marcarán la acción tanto de los gobiernos como del sector privado en las próximas décadas.

Dentro de esos objetivos, la preservación del Medio Ambiente, y en consecuencia la lucha contra el cambio climático, desarrollado por los Acuerdos de Paris de 2015, plantean los desafíos más complejos, por lo que las actuaciones de los agentes económicos y, sobre todo, del sector bancario en este ámbito van a resultar vitales para garantizar el futuro del propio planeta. ¿Por qué el sector financiero adquiere tal relevancia en este contexto? Parece obvio que un elemento sustancial para el logro de estas metas será la financiación. Las finanzas sostenibles se convierten así en una palanca fundamental de este desafío, pero no será suficiente con invertir en la transformación de un modelo social y productivo, sino que será necesario exigir que la financiación esté sujeta al estricto cumplimiento de los criterios ESG, esto es, Environment, Social and Governance (o Medio ambiente, Social y Gobernanza). Las finanzas sostenibles son, por tanto, el compromiso tangible del sector financiero con los ODS, la respuesta a los desafíos que estos representan.

Descargar la intervención completa