Buscar

Presidente

“El Mercado Único es la gran joya de Europa y no puede desaparecer por la COVID-19”

.

El presidente de la AEB, José María Roldán, considera que el Mercado Único es la gran joya de Europa que, en ningún caso, puede convertirse en la inesperada víctima de esta crisis. Así lo manifestó durante su intervención en un webinario organizado por el Club de Exportadores e Inversores Españoles sobre “La Globalización Financiera Post COVID-19”.

En su opinión, “Europa es muchas cosas: sociedades democráticas y tolerantes, derechos humanos, estado del bienestar, sanidad universal, pero también es el mercado único, un gran logro que ha permitido aumentar la prosperidad de los ciudadanos europeos y que no puede desparecer como consecuencia de la COVID-19”.

Advierte sobre este riesgo porque le preocupan las diferencias, muy acusadas, en las ayudas públicas concedidas por varios países europeos, que pueden introducir distorsiones en la competencia entre países y empresas.  “Estamos viendo nacionalizaciones parciales de grandes empresas. Una vuelta a los ‘campeones nacionales’ y probablemente la reubicación de empresas”.

Parece -añadió- como si las normas sobre ayudas de Estado hubieran sido suspendidas – se hubieran tomado unas vacaciones- y se preguntó cómo va a afectar todo esto al funcionamiento del Mercado Único, para concluir: “hay que dar una respuesta europea conjunta si queremos fortalecer la Unión Europea en un momento en que el mundo se está fragmentado en bloques”.

En este encuentro digital con los miembros del Club de Exportadores e Inversores Españoles, el presidente de la AEB abordó distintas facetas del proceso de globalización financiera, sobre el que, entre otras cosas, dijo que había permitido a España financiar sin problemas un endeudamiento exterior muy elevado, incluso en momentos tan complejos como el actual.

Recordó al respecto que la crisis de 2008, donde se produjo un gran retroceso en la integración europea, puso de relieve la fragilidad que representa el endeudamiento exterior para la economía española. “Vimos entonces que el problema no era financiarse a más coste sino simplemente encontrarte con que nadie te financiaba”.

A su juicio, esa lección es especialmente oportuna en estos momentos en que va a aumentar el déficit y la deuda del sector público como consecuencia de la crisis COVID-19, por lo que es de vital importancia mantener una senda razonable de reducción a largo plazo de ambos parámetros, así como políticas económicas creíbles en los mercados internacionales. “En la medida que lo hagamos, no vamos a tener problemas de financiación como no lo hemos tenido en el pasado.”

También se refirió al modelo español de internacionalización de la banca, especialmente valioso en países con un fuerte endeudamiento exterior, un modelo que dotó a la economía española de estabilidad en la crisis pasada y lo hará en esta. “Es una pena que la regulación financiera no reconozca la única diversificación que funcionó durante la gran recesión, pero aún estamos a tiempo de corregir esto”.

José María Roldán, presidente de la  Asociación Española de Banca

Intervención completa

Presentación