Buscar

Tus finanzas personales

Resuelve aquí tus dudas sobre finanzas

Jaime-Julio sonando tlf

.

¿Cómo puedo ingresar dinero en un cajero automático?

Es muy fácil, desde un cajero automático:

  1. Pulsa el botón de ingresos
  2. Selecciona el tipo de ingreso que vas a realizar
  3. Indica dónde quieres hacer el ingreso
  4. Teclea el importe del ingreso
  5. Escribe el concepto asociado al ingreso
  6. Introduce los billetes tal como te indica la imagen de la pantalla del cajero
  7. Pulsa confirmar y ¡bravo, ingreso realizado!

¿Cuáles son los productos más frecuentes para preparar mi jubilación y cuando me aconsejas que empiece a pensar en ello?

 El mejor producto para planificar tu jubilación es aquel que te permita mantener el nivel de vida que quieras cuando te jubiles. Eso quiere decir que lo primero que tienes que hacer es sentarte y ver cuántos ingresos tienes que tener al mes para llevar esa vida. Cuanto antes empieces mejor, ya que tus mejores aliados para conseguirlo son el tiempo y poner a trabajar tus ahorros lo antes posible.

Hay diversos productos para gestionar tu jubilación, aunque el producto más conocido es el plan de pensiones: que tiene la ventaja inicial de la desgravación en la Renta que puedes obtener sobre el dinero que has puesto, con los límites establecidos por ley.

Es importante que sepas que no puedes sacar el dinero que has puesto en plan de pensiones cuando quieras, sino solo ante ciertas circunstancias y por supuesto, cuando te jubiles.

Por otro lado, también es muy común invertir en los planes de previsión asegurados (conocidos por PPA) y los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS): los primeros son muy parecidos a los planes de pensiones con la diferencia de que constituyen un seguro de vida-ahorro, razón por la cual la ley les obliga a garantizar una rentabilidad mínima al final del mismo (lo que se denomina interés técnico). Los segundos son seguros de vida considerados productos de ahorro que también nos aportan ventajas fiscales. Recuerda, si te decides por esta última opción, que la finalidad que tienen algunos de estos productos es crear una renta a tus herederos y, por tanto, no para recuperar el dinero en tu jubilación.

¿Cómo puedo consultar mi saldo, gestionar mis recibos, ingresos y pagos desde mi móvil, Tablet y ordenador?

Es muy fácil. Lo primero que tienes que hacer es solicitar a tu banco el acceso a la banca online, que normalmente es un servicio gratuito. Desde tu móvil o tablet solo tienes que descargarte la aplicación (app) de tu banco o entrar en su web oficial desde tu ordenador.  A partir de ese momento podrás acceder las 24 horas del día con las claves y contraseñas que tu entidad te habrá facilitado para: consultar tu saldo, ver tus movimientos, hacer transferencias, gestionar tus ingresos, pagos, recibos y ver tu correspondencia. Es decir, prácticamente ya no tendrás que ir al banco y hacer cola para realizar todas estas gestiones, sino que las podrás hacer tú cómodamente desde cualquier lugar de forma fácil y segura, ya que tu banco te facilitará las instrucciones de cómo utilizar tu clave de firma para realizar las operaciones con movimiento de fondos.

Ten en cuenta que hay bancos que no disponen de oficinas y que sólo funcionan por internet o teléfono.

Ten presente que no debes responder a ningún e-mail que te pida la confirmación de tus claves y contraseñas. Tampoco accedas a ningún enlace en un correo que te solicite acceder a tu banca online, ya que podría ser un sistema fraudulento para conseguir tus datos. Y por supuesto, no anotes en ningún sitio las claves y las contraseñas.

¿Cómo puedo gestionar mi economía personal para conseguir ahorrar desde este momento?

Lo primero que tienes que hacer es este sencillo ejercicio:

Haz dos listas, una con todos tus ingresos y otra con todos tus gastos mensuales, es decir, haz tu presupuesto. Es muy importante que sea muy detallado y realista (no vale autoengañarte, ese gimnasio al que te has apuntado y al que no vas, también tienes que anotarlo como gasto). Considera todos tus gastos, desde el pago de la hipoteca o del alquiler, a los gastos de luz, agua, teléfono, comida y ocio… Si hay gastos como el seguro del coche -que es anual- lo divides entre doce.

Lo aconsejable es que el total de ingresos supere siempre a los gastos (lo ideal es ahorrar un 15% o más), pero si, por el contrario, el resultado de esta suma y resta es que los gastos superan a los ingresos, tendrás que ajustar los primeros. Puedes empezar suprimiendo los gastos menos necesarios, hasta conseguir, como mínimo, equilibrar tu estado de cuentas, con el objetivo de ahorrar.

Te recomendamos que hagas tu presupuesto como mínimo dos veces al año, para que hagas un seguimiento de todo lo que ingresas y todo lo que gastas. Teniendo el control de tu dinero, es más fácil ahorrar.

¿La compra online es segura? ¿Qué debo de tener en cuenta para evitar el uso fraudulento?

La compra online es cada vez más habitual. Es cómoda y práctica, pero para que sea segura tienes que tener en cuenta lo siguiente:

  • Que la dirección de la web a la que accedas para realizar la compra empiece por https y que el certificado digital de la página sea válido (los navegadores muestran la validez con un candado verde al lado de la dirección).
  • Revisa las condiciones generales del servicio de la web, como la política de envío y devolución, las diferentes formas de pago… Una de las más habituales es con cualquier tipo de tarjeta (crédito, débito o prepago), para ello tendrás que introducir el número de la tarjeta, el vencimiento y el código de seguridad (CVC) que está al dorso de la tarjeta.
  • Es recomendable que en la página web puedas ver el nombre social, la dirección y los datos o teléfonos de contacto.

Antes de hacer el pedido también puedes buscar información y experiencia de otros usuarios. Un método sencillo es buscar en Google frases como “¿www.nombredela pagina.com es segura? Y siempre desconfía si encuentras alguna web en la que el precio es significativamente inferior, ya que puede ser un fraude.

Con estos pequeños consejos harás que tu compra por internet sea fácil y segura.

¿Qué diferencias hay entre un depósito a plazo y un fondo de inversión?

Existen las siguientes diferencias: si pones tu dinero en un depósito a plazo conocerás desde el inicio lo que vas a percibir de intereses al final de éste, y si te hace falta recuperar el dinero que has puesto antes del plazo acordado, aunque te apliquen una comisión para recuperarlo, ésta no será mayor que los intereses que has cobrado, por lo que siempre tendrás el dinero inicial que metiste. En un fondo de inversión puedes llegar a ganar más, pero no tienes garantizado lo que percibirás ni tampoco la seguridad de recuperar todo el dinero que pusiste, ya que ello dependerá de los activos en los que invierte el fondo de inversión (es decir: el fondo puede invertir en acciones, renta fija, o una combinación de ambos, etc.), pero sí que podrás disponer del mismo en cualquier momento, excepto en algunos fondos de inversión, como por ejemplo en los garantizados, en los que tendrás que esperar hasta la fecha acordada si no quieres pagar una penalización.

Otra diferencia es que los fondos de inversión tienen unas comisiones de gestión y de depósito, pagadas por el propio fondo en el que has metido el dinero y, por lo tanto, estas comisiones se pagan con parte de tu dinero. Por el contrario, los depósitos a plazo no tienen estas comisiones.

Por otra parte, tanto los intereses del depósito a plazo como las ganancias obtenidas en un fondo de inversión están sujetas a la retención del impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), pero en los fondos de inversión no tendrás que tributar hasta que no decidas vender el mismo, es decir, puedes posponer el pago de este impuesto.

Otra diferencia es que puedes traspasar un fondo de inversión a otro, e incluso entre diferentes entidades financieras, sin tener que sacar el dinero y sin pagar impuestos, mientras que en un depósito a plazo no puedes cambiar las características y el plazo sin cancelarlo previamente.

Por último, es importante saber que el dinero que has puesto en un depósito a plazo igual que las cuentas corrientes o de ahorro, está cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos hasta 100.000 euros por titular y entidad. Por el contrario, los fondos de inversión no, su garantía son los activos en los que invierten dichos fondos.

¿Qué debo de tener en cuenta antes de contratar un producto de inversión?

Antes de contratar un producto de inversión tienes que tener claro cuál es el objetivo de la inversión que quieres hacer con tus ahorros. Estos pueden ser para cumplimentar tu jubilación, para poder pagar la universidad de tus hijos, para comprar una vivienda, etc…

Una vez que sabes cuál es tu objetivo específico, es importante que conozcas el plazo en el que querrás recuperar tu inversión, y cuánto dinero te puede hacer falta para hacer frente a los imprevistos que te puedan surgir. Otra cuestión importante que hay que tener claro antes de contratar un producto es si estás dispuesto a asumir el riesgo de perder parte del dinero que has invertido, ya que hay productos de inversión con los que podrías tener grandes ganancias, no te garantizan que puedas recuperar todo el dinero que has puesto. El riesgo y la rentabilidad siempre van unidos.

Igualmente, antes de contratar el producto tienes que conocer los gastos asociados al mismo (comisiones), la fiscalidad e impuestos del mismo y también las condiciones por si tienes que recuperar el dinero que has invertido antes del plazo acordado. Además, es importante tener presente que solo las cuentas corrientes, de ahorro y los depósitos a plazo están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos y hasta un importe de 100.000 euros por entidad.

Por último, un consejo, antes de contratar un producto de inversión, pregunta todas las dudas que tengas, y si después de varias preguntas sigues con dudas, mejor no lo adquieras. Es vital comprender las condiciones de todos los productos de inversión que adquirimos, para ser capaces de llevar las riendas de nuestros ahorros.

¿Qué debo saber antes de contratar una tarjeta revolving?

La tarjeta revolving es un tipo de tarjeta de crédito en la que todas las compras o disposiciones de efectivo que se realicen con ella, dentro del límite de crédito que el banco te ha concedido, quedan aplazadas automáticamente, mediante pagos mensuales. El cliente puede elegir el plazo para devolver los importes que le presta el banco, bien por un importe fijo o por un porcentaje de lo gastado, dentro de los límites establecidos por la entidad.

A medida que pagamos las cuotas, la parte que amortizamos del límite de la tarjeta vuelve a estar disponible para gastar. Hay que tener en cuenta que, como la cuota es constante al principio, la amortización es muy baja y una gran parte son intereses, que suelen ser elevados. Si eliges una cuota mensual de bajo importe respecto al importe total de lo gastado, la amortización se realizará en un plazo muy largo y la cifra de intereses se elevará muy por encima de lo normal. Este tipo de tarjeta de crédito es compleja y hay que estar muy seguro antes de contratarla por lo que es conveniente informarse bien de las condiciones antes de firmar. Otra alternativa para financiar una compra es solicitar un préstamo personal.

¿Qué diferencia hay entre una tarjeta de débito y crédito? ¿Qué es una tarjeta contactless?

Aunque las dos son similares, y ambas sirven para poder sacar dinero en los cajeros automáticos y realizar compras en comercios, tienen diferencias. Con la tarjeta de débito sólo podrás disponer del dinero que tienes en la cuenta corriente asociada a la misma. Esto quiere decir que todos los movimientos que realices con ella quedarán registrados automáticamente en dicha cuenta y que no podrás disponer más que del dinero que tienes en la cuenta.

En cambio, en las tarjetas de crédito el banco te concede un crédito con el límite que hayas contratado y por el que puedes realizar compras y sacar dinero, aunque no tengas fondos en ese momento en la cuenta vinculada. Esto quiere decir que el banco te está prestando dinero, por lo que si no ingresas el importe que has gastado o sacado en tu cuenta antes de que acabe el mes, te cobrarán intereses al tipo que se te haya indicado en el contrato.

Para sacar dinero en un cajero, revisa las condiciones de tus tarjetas para saber cuál te conviene más. Si sacas dinero de un cajero que no pertenece a tu banco, es posible que te apliquen una comisión.

Una tarjeta “contactless” (sin contacto) puede ser de débito o crédito. La ventaja de este sistema es que cuando realizamos una compra o sacamos dinero del cajero, simplemente debemos acercar nuestra tarjeta a la terminal para hacer el pago. El sistema “contactless” es muy seguro, ya que nunca sueltas tu tarjeta y evitas así la posible duplicidad de la banda o el chip de la tarjeta de forma fraudulenta. Además, si la compra es inferior a 20 euros no es necesario poner el PIN o firmar el recibo, aunque si quieres puedes configurarla para que el sistema siempre te pida el PIN.

¿Qué tengo que hacer si me roban la tarjeta de crédito?

Lo primero que tienes que hacer es llamar inmediatamente para que te la anulen al teléfono que las tarjetas tienen por la parte de atrás, por lo que es importante que te anotes este número en tu móvil en cuanto te den la tarjeta, aunque también puedes llamar al teléfono de atención al cliente de tu banco que estará en la web oficial de la entidad o cancelarla a través de la aplicación on-line o la app de tu banco. Es importante que al mismo tiempo denuncies a la policía el robo y que te entreguen un justificante de la denuncia, con el objetivo de que puedas reclamar en el caso de que te hayan realizado alguna operación fraudulenta a partir del robo.

Nunca debes de llevar la clave junto a tu tarjeta, ni debes anotarla en ningún sitio. Apréndetela y así ejercitas la memoria.

Cuando llames para anularla, solicita otra tarjeta nueva.

¿Cuál es el plazo para solicitar la devolución de un recibo?

La domiciliación de recibos es un servicio ofrecido por todas las entidades financieras. La Ley 19/2009 de Servicios de Pago establece que tienes derecho a devolver los recibos autorizados durante ocho semanas, (50 días para la mayoría de las entidades). Este plazo se establece para los recibos normalizados que presentan las compañías habituales (luz, agua, teléfono, comunidad de propietarios, etc.).

Por otro lado, hay hasta 13 meses de plazo para las operaciones no autorizadas o ejecutadas incorrectamente.

Existen otro tipo de recibos que requiere una expresa autorización por parte del cliente para su cargo, que se llaman recibos B2B. Estos suelen usarse entre empresas y normalmente el plazo de devolución suele ser entre 1 y 3 días.

¿Puedo abrir una cuenta a mis hijos que son menores de edad?

Los menores de edad sólo pueden abrir cuentas bancarias a través de sus representantes legales, que son los padres o tutores, con la excepción de un menor emancipado (mayor de 16 y menor de 18 años) que puede obrar por sí mismo.

Previamente es necesario obtener el número de identificación fiscal del menor o el documento nacional de identidad y habrá que presentar en la entidad financiera el libro de familia que acredite el vínculo familiar. Para los que carezcan de nacionalidad española será necesario el número de identidad del extranjero (conocido por NIE).

Conforme a lo anterior, no pueden abrir cuentas en nombre del menor los abuelos, hermanos u otros familiares. Cuando el menor cumple 18 años, podrá hacer uso de la cuenta como cualquier otro titular o a partir de los 16 años si está emancipado legalmente.