Buscar

Portavoz

Inversión & Finanzas

Necesaria cooperación internacional

La crisis está ya superada, pero existe una gran incertidumbre sobre el escenario internacional en el que se ha desarrollado.

El desarrollo tecnológico, especialmente en el caso de las nuevas tecnologías de la información, lleva a una nueva fase en la globalización. Esta fase se caracteriza por tener como fuentes del crecimiento a la creatividad y a la propia innovación. El sector bancario será uno de los más beneficiados. Realmente lo serán sus clientes, reforzando el esquema de la relación con su banco que se apoya en tres principios: transparencia, eficiencia y seguridad.

El mundo actual está cada vez más integrado. Aunque esta integración lamentablemente no está exenta de riesgos. La propia complejidad de la crisis financiera internacional surgida en 2008 es quizás el mejor ejemplo. Casi una década transcurrida y aún se debate sobre sus orígenes y se intentan valorar todas sus consecuencias. A partir de la certeza del detonante de las hipotecas subprime en Estados Unidos y de la forma en que se desarrolló a nivel internacional, el resto de lo que concierne a la crisis es debatible. La crisis ya está superada. Pero existe una enorme incertidumbre sobre el escenario internacional en que se ha desarrollado.

Las crisis financieras suelen ser más profundas y difíciles de superar. Necesitan para ello que se tomen medidas y reformas que corrijan realmente las debilidades y excesos existentes. Las reformas emprendidas en el sector financiero en los últimos años acompañadas de una supervisión más estricta, nos dejan unos bancos más sólidos y resistentes. Los bancos están siendo fundamentales para la recuperación económica que todos percibimos en estos momentos. Y sin embargo esto no parece ser suficiente. No lo es para que se eliminen las incertidumbres económicas y financieras a futuro. En el primer caso por el bajo crecimiento potencial de las principales economías. Las incertidumbres financieras se centran especialmente en el elevado endeudamiento a nivel mundial, apoyado en unas condiciones financieras excepcionalmente laxas.

Ver artículo completo del portavoz de la AEB en Inversión & Finanzas