Buscar

Notas de prensa

Los bancos españoles obtienen un beneficio de 7.120 millones hasta junio, un 2,3% más

Temas de interés

.

Cuenta de resultados consolidada

Los bancos españoles obtuvieron un beneficio atribuido de 7.120 millones de euros en el primer semestre de 2018, lo que significa un incremento del 2,3% respecto al mismo periodo del año anterior.

Las menores necesidades de provisiones para insolvencias, el mantenimiento de los márgenes más recurrentes de la cuenta de pérdidas y ganancias y la contención de costes explican la evolución del resultado hasta junio, pese a que el balance medio es un 2,3% inferior al de un año antes.

El margen de intereses se estableció en torno a 29.000 millones de euros en este periodo, un 1% menos en tasa interanual, mientras continúa la tendencia al incremento de los ingresos por comisiones, que aportaron cerca de 10.000 millones de euros, un 2,6% más.

En esta misma línea, los menores resultados por diferencias de cambio se vieron parcialmente compensados por los mejores resultados por operaciones financieras y por puesta en equivalencia, de forma que, en conjunto, el margen bruto disminuyó un 1,8%.

Los gastos de explotación apenas variaron, con un aumento del 0,9%, lo que mantuvo la ratio de eficiencia por debajo del 50%. Por su parte, las dotaciones y provisiones para insolvencias se redujeron un 12%, en unos 1.100 millones, y se establecieron en 8.300 millones de euros.

Completan la evolución de la cuenta de resultados el mayor gasto por impuesto de sociedades, que se incrementó un 3%, así como la disminución en 243 millones de euros, del 14,6%, de los resultados atribuibles a intereses minoritarios.

La rentabilidad sobre el capital (ROE) se redujo ligeramente en los seis primeros meses del ejercicio, hasta situarse en el 7,1%, afectada por el incremento del 3% registrado por los fondos propios medios, el denominador de la ratio.

Balance consolidado

El agregado de los balances consolidados de los grupos bancarios españoles se situó en 2,52 billones de euros a 30 de junio de 2018, frente a 2,54 billones de un año antes, lo que supone una disminución de unos 20.000 millones de euros, un 0,76%.

Las carteras de títulos de renta fija experimentaron una mayor reducción interanual, del 6,8%, unos 27.000 millones de euros. Por su parte, el crédito a la clientela se mantuvo por encima de 1,5 billones de euros de saldo, apenas un 0,7% menos.

Tras un intenso proceso de reducción de los activos dudosos, la morosidad descendió hasta el 4,4%, frente al 5,5% de un año antes, con una cobertura superior al 67% de los saldos contabilizados en mora, lo que significa más de un punto porcentual que en junio de 2017.

Los depósitos de la clientela, con cerca de 1,4 billones de euros de saldo a fin del semestre, se mantuvieron en niveles similares a los del ejercicio anterior tras un incremento del 0,5% anual, de forma que la ratio de créditos sobre depósitos (LtD ratio) se situó en el 108%, frente al 110% de un año atrás.

La financiación mayorista tomada de bancos centrales y entidades de depósito supuso, en términos netos, unos 45.000 millones de euros, cifra próxima al mínimo de los quince años precedentes y que representa menos del 2% del total balance, tras una reducción del 44%.

El patrimonio neto creció un 0,8% debido al aumento de los fondos propios de un 6,3%, casi 12.000 millones de euros, por las ampliaciones de capital realizadas y la capitalización de resultados. Así, los fondos propios siguieron ganado peso en el balance hasta representar el 8% del total, frente al 5% que suponían justo antes del inicio de la crisis.

Por su parte, la ratio de solvencia, medida en términos de capital CET1 fully loaded, se situó en el 10,8%, prácticamente igual a la del primer semestre del año anterior.

Nota de prensa sobre los resultados de los bancos junio 2018