Buscar

Portavoz

Inversión & Finanzas

La estabilidad bancaria

Generar más incertidumbre regulatoria podría tener un impacto negativo en los mercados financieros.

El Informe de otoño de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) publicado hace unos días tiene como objetivo explícito delimitar los riesgos y vulnerabilidades del sistema financiero europeo con el fin de preservar la estabilidad bancaria. Como punto de partida ya nos anticipa que el escenario económico y político europeo es muy incierto. Pero también reconoce los progresos alcanzados en solidez de balance, rentabilidad y las oportunidades que han surgido para los bancos y sus clientes con la digitalización.

La autoridad bancaria advierte de los riesgos derivados de un escenario de tipos de interés negativos y de la creciente competencia para el sector desde otras entidades no bancos. A mi juicio, el escenario actual de tipos de interés es excepcional y, más tarde o más temprano, se revertirá. Al menos en parte. Por lo que respecta a la competencia no bancaria, hay que tener en cuenta que la aparición de los nuevos operadores digitales de servicios financieros y de la banca en la sombra se ha producido en un escenario de condiciones monetarias excepcionales muy favorables y con evidentes lagunas regulatorias. La baja rentabilidad de los bancos, en muchos casos por debajo del coste de capital, es una de las vulnerabilidades del sector, al igual que los activos improductivos acumulados en los balances, herencia de una crisis con origen financiero que ha aflorado las debilidades económicas gestadas durante la década anterior. Solo añadir por mi parte que la evolución reciente muestra la mejora de la rentabilidad en un contexto de reducción continuada de la morosidad.

Asimismo, el Informe alerta del coste que supondría para el sector una abrupta revisión al alza de los tipos de interés que fija el Banco Central Europeo (BCE). El resto de la curva de tipos depende de la expectativa sobre la evolución de los tipos de interés oficiales, de la oferta y demanda de dinero y de otros muchos factores. La propia credibilidad de la política monetaria es uno de ellos. También resulta interesante la persistencia con que la EBA insiste en que la concentración del sector bancario en Europa es una posible salida para mejorar su rentabilidad y reducir la sobrecapacidad. Al mismo tiempo, advierte que el exceso de competencia puede llevar a repetir errores y excesos del pasado. Creo en este punto que es obligado mencionar los cambios que se han producido tanto en la regulación, exhaustiva, compleja y en continua revisión, y en la supervisión ahora mucho más estricta.

Ver artículo completo del portavoz de la AEB en Inversión & Finanzas