Buscar

Portavoz

20 MINUTOS

Financiar, gestionar, innovar

personas con móvil volteada

.

¿Cómo sería un mundo sin bancos? Seguro que se podrían encontrar alternativas para obtener un préstamo personal, aunque probablemente sin las garantías, seguridad y transparencia que ofrecen los bancos. La adquisición de la vivienda habitual sería mucho más complicada. Sería casi imposible mantener en el futuro el porcentaje actual de vivienda en propiedad en manos de las familias, que supera el 80 %. La vida también sería más difícil para las pymes, ya que más del 75 % de la financiación externa que reciben proviene de los bancos. Sería razonable esperar, en un mundo sin bancos, el deterioro en el acceso a los servicios financieros. Ahora, España es uno de los países europeos donde hay un mayor porcentaje de población con acceso a estos servicios.

Los bancos son el aparato circulatorio de la economía y desempeñan un papel clave en la prosperidad de la sociedad. Asumen como prioridad la sostenibilidad en su actuación, conjugando de esta forma el triple objetivo social, medioambiental y de gobierno. Escuchan a la sociedad y adaptan su actuación, dando prioridad siempre a la seguridad de los datos personales y financieros de sus clientes.  La digitalización es otro ejemplo. No se trata de innovar por innovar: el objetivo es dar un mejor servicio al cliente, acompañarle en la transformación digital y contribuir a que se beneficie de todas las oportunidades que conlleva. Los bancos están acostumbrados a operar en un entorno muy competitivo, aunque demandan que ésta se lleve a cabo en igualdad de condiciones por el bien del consumidor.

¿Cómo será el futuro de los bancos? Adaptarán su modelo de negocio para seguir ofreciendo el mejor servicio a los consumidores, como siempre, porque el futuro de los bancos está conectado al de sus clientes. Para hacerlo posible necesitan tener la rentabilidad adecuada que garantice su estabilidad. También precisan certeza regulatoria y seguridad jurídica.

 José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de Banca

Descargar el artículo