Buscar

Presidente

Actualidad Económica - Suplemento Dossier 2

Conciencia y compromiso

RDR_0677

.

Nuestros bancos socios han llevado a cabo más de 50 programas de promoción de la educación financiera que han llegado a más de un millón de personas de forma presencial y a más de siete millones a través de otros canales.

En España uno de cada cuatro adolescentes carece del nivel mínimo de competencia que se requiere para tomar decisiones relacionadas con sus gastos cotidianos, según pone de manifiesto el último informe de la OCDE. De acuerdo con estos datos, los jóvenes españoles siguen estando muy por debajo en competencias financieras respecto a la media de los países analizados. Esta es una realidad que preocupa y mucho a las autoridades españolas, pero también a nuestros bancos, porque entendemos que para que un sistema financiero pueda cumplir eficazmente su función económica y social, necesita instituciones bancarias responsables, pero también consumidores informados y competentes, capaces de tomar decisiones económicas apropiadas. Y esto es importante no solo para los individuos, sino también para el conjunto de la sociedad, puesto que la falta de cultura financiera de los ciudadanos tiene repercusiones muy graves en la economía de un país.

Por todas estas razones, los bancos españoles entendieron hace tiempo que debían comprometerse en la difusión de conocimientos y habilidades financieras entre la población. Con este fin, se unieron a otras entidades e instituciones del sector, tales como el Banco de España o la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), para aportar sus conocimientos, sus medios humanos y materiales, y su privilegiada relación con la sociedad -las empresas y familias que constituyen la base de su clientela- y de esta forma facilitar el acceso de los usuarios a este tipo de formación. Una formación que, como toda educación, ofrece a quien la recibe enormes oportunidades de mejora económica y promoción social, pues a la postre se trata de cómo obtener el máximo rendimiento de nuestro esfuerzo cotidiano, de nuestro dinero, en beneficio propio, de nuestras familias y de la sociedad en su conjunto.

Descargar artículo