Buscar

Sobre AEB

Bienvenida del presidente

Carta del presidente

Vivimos tiempos interesantes. La Asociación Española de Banca cumple este año su 40 aniversario y el mundo ha cambiado mucho desde que nació. Su trabajo diario, sin embargo, sigue marcado por la vocación de servicio a sus socios y por el convencimiento de que los bancos contribuyen de una forma decisiva al desarrollo de la economía española y al bienestar de sus ciudadanos.

La AEB se creó para defender los intereses de los bancos en el marco de la libre competencia de mercado y el respeto por la labor de las autoridades y las decisiones judiciales. Y eso no ha cambiado nada.

Tampoco ha cambiado la misión de la Asociación, centrada en ayudar a los bancos a cumplir el objetivo de dar crédito y prestar servicios a las familias y empresas en las mejores condiciones posibles. O lo que es igual, contribuir a que la banca financie proyectos personales y profesionales que impulsen el desarrollo social. Porque no existe sociedad próspera que no se apoye en el papel que desempeña un sistema bancario sano.

Sin embargo, tras cuatro décadas y varias crisis vividas, el escenario en que ahora operan los bancos es otro muy distinto. La incesante regulación, la vertiginosa transformación digital, las dificultades actuales del negocio y el lastre inmobiliario han creado un nuevo ecosistema bancario plagado de desafíos.

Entre ellos destaca el proyecto de la unión bancaria europea, un camino por el que la AEB acompaña a sus socios para facilitar su integración y conquistar un papel relevante en el renovado escenario internacional.

El cometido de la AEB es ahora ayudar a los bancos a convertir esos desafíos en oportunidades para mejorar y evolucionar en pro de los intereses de los ciudadanos y del conjunto de la economía española. Porque el futuro de la economía y de la banca es el mismo, ya que las entidades bancarias solo se entienden como un instrumento al servicio de la sociedad.

Con este empeño y con las lecciones aprendidas tras la última gran crisis, la Asociación que presido se reafirma en su compromiso de seguir trabajando con profesionalidad, prudencia y rigor en la búsqueda del progreso de todos.

José María Roldán, presidente de la AEB